Información sobre hipotecas

La hipoteca o préstamo hipotecario es un producto bancario que permite a la persona que lo solicita, recibir una determinada cantidad de dinero de una entidad de crédito. Esta cantidad debe ser devuelta junto con los intereses correspondientes, mediante pagos periódicos (cuotas).

La hipoteca propiamente dicha es la garantía que el solicitante del préstamo, u otro por él, proporciona al que presta el dinero. Consiste en que un bien inmueble se ofrece como garantía de que se va a devolver el dinero prestado.

Es bastante frecuente que las entidades bancarias pidan que alguna persona avale la operacion, en especial si quien pide el prestamo tiene pocos ingresos.


Comisiones

- Comisión de apertura:
Para que una entidad financiera nos conceda un préstamo hipotecario, la ley establece que todos los gastos relativos al estudio de la operación deban incluirse en una sola comisión inicial que se llama comisión de apertura. Se calcula como un tanto por ciento del importe del préstamo, aunque no suele ser superior al 1%.

- Comisión de desestimiento por amortización parcial: (cancelación parcial)
Es aplicado por la entidad financiera en el caso de que el cliente desee anticipar una parte del capital pendiente antes de plazo.

- Comisión por subrogación:
Es la comisión que cobra la entidad financiera que nos ha concedido la hipoteca en el caso de que queramos subrogar nuestro prestamo a otra entidad.

- Comisión de desestimiento por amortización anticipada: (cancelación anticipada)
Es aplicado por la entidad financiera en el caso de que el cliente desee cancelar antes de plazo la totalidad del capital pendiente. En el caso de prestamos hipotecarios a interés variable, esta comisión es del 0,5%. En caso de préstamos hipotecarios a interés fijo, ésta comisión sólo podrá superar el 0,5% si los tipos de interés son superiores a los del momento de la cancelación del préstamo.


Gastos de una hipoteca

Son los gastos de constitución de la propia hipoteca. Su cuantía depende de la suma del importe del préstamo hipotecario, los intereses y las comisiones. Son los siguientes:

- Notaría:
gastos notariales producidos por la escrituración de la hipoteca.

- Registro de la Propiedad:
gastos ocasionados de inscribir la hipoteca en el Registro de la Propiedad.

- Gestoría:
gastos producidos en la realización de los trámites necesarios en el Registro y en Hacienda.

- Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD):
gasto que se aplica a los contratos que se formalizan en documento notarial, inscribible en el Registro y con cuantía económica, como es el caso la compraventa o la hipoteca. El tipo a aplicar no es fijo ya que depende de las Comunidades Autónomas.

- Tasación:
Es el gasto derivado de determinar el valor real del inmueble. Esta valoración es obligatoria y debe realizarla una entidad tasadora inscrita y registrada en el Banco de España. Es un gasto previo a la firma de la escritura puesto que es necesaria para el estudio de la solicitud. La cuantía de este gasto depende de cada entidad.

(Los gastos de la hipoteca no son los únicos que hay que tener en cuenta, también existen los gastos de compraventa. Consulta la relación detallada de todos los gastos a los que hay que hacer frente al comprar una vivienda)


Más información:

En la página web de ADICAE (Asociación de usuarios de bancos, cajas de ahorros y seguros) existe una extensa guía donde se explican en detalle los conceptos básicos relacionados con las hipotecas.

0 comentarios:

Publicar un comentario