viernes, 24 de octubre de 2008

Conseguir una hipoteca en la actualidad ¿es posible?

Hipoteca denegadaEs un hecho que en la actualidad no es tan facil conseguir una hipoteca como lo era hace algún tiempo. A diferencia de antes, ahora los bancos se han vuelto mucho más exigentes a la hora de conceder créditos y las condiciones que ponen son mucho más duras y difíciles de cumplir. Factores como el aumento de la morosidad han provocado que los bancos tenga ahora una actitud menos "amigable" con aquellos que se disponen a solicitar una hipoteca.

Esto no quiere decir que sea imposible conseguir una hipoteca, sino que habrá que superar una serie de obstáculos que antes no existían, o que si existían pero eran más fáciles de "sobrepasar". Un ejemplo de esto es el importe del préstamo: hasta hace no mucho tiempo, se concedían hipotecas de más del 80% del valor de tasación del piso sin demasiados problemas (aunque teóricamente este era el tope). Ahora esto está muchísimo más controlado y son raros los casos en los que se supera este 80%. Estos casos existen, pero a cambio de algo.

Las entidades que hacen esta excepción y permiten financiar más del 80% lo hacen a cambio de aplicar condiciones especiales a la hipoteca. Cajamadrid, por ejemplo, permite superar este 80%, pero a costa de aumentar el diferencial aplicado (en la Hipoteca Joven, del 0,37 al 0,59). Un caso parecido es el de BBK, que aumenta el diferencial del 0,25 al 0,40 para financiaciones del 95%. La CAM por su parte, lo que hace es obligar a contratar un seguro por la diferencia entre el 80% y lo que realmente se financie.

Aparte del problema de la cantidad de dinero que nos pueden conceder, hay otro factor en el que las entidades bancarias son bastante estrictas: que el importe de las cuotas suponga menos del 50% de los ingresos mensuales del solicitante. Los bancos prefieren evitar situaciones en las que el hipotecado se vea asfixiado a la hora de pagar la cuotas ya que esto puede llevar al problema de la morosidad antes comentado.

Otro aspecto a destacar es el interés de los bancos por la situación laboral y financiera del solicitante, tanto actual como pasada. Tener contrato indefinido, una cierta antigüedad, demostrar que no se han tenido descubiertos, o estar dispuesto a contratar otros productos adicionales (seguros, planes de pensiones, etc...) son factores que son tenidos muy en cuenta y que pueden inclinar la balanza a nuestro favor y hacer que el banco acceda a concedernos el préstamo.


Vía: abc.es

0 comentarios:

Publicar un comentario