domingo, 4 de enero de 2009

¿Dejar de pagar la hipoteca? La morosidad es una mala opción

Morosidad en las hipotecasTodo el que se compra un piso y firma una hipoteca sabe que a partir de ese momento va a tener una carga mensual a la que debe hacer frente durante un buen número de años. Esto que en un primer momento parece asumible, puedo no serlo tanto pasado algún tiempo por multitud de motivos: un cambio a peor en nuestra situación laboral, subida del euribor e incremento de las cuotas mensuales, etc...

En estos casos y debido a las dificultades que se nos presentan en ese momento, puede ocurrir que nos veamos incapaces de asumir los pagos y que creamos que no nos queda otra salida mas que dejar de pagar la hipoteca y convertirnos en morosos. Esto sería un error tremendo que nos ocasionaría muchos más problemas de los que podemos llegar a imaginar.

En idealista.com escribieron hace un par de meses un artículo explicando con bastante detalle todo lo que pasaría si alguien dejase de pagar su hipoteca. Al final de este post os dejo los enlaces al artículo completo, el cual es muy interesante e instructivo.

A modo de resumen, lo que sucedería en esta situación es lo siguiente:

desde el primer mes que dejas de pagar, en tu banco saltará la luz de alarma. Lógicamente saben que les debes dinero, por lo que te lo recordarán. Puedes haber tenido un problema puntual que te ha impedido pagar la cuota de ese mes, asi que el banco quedará a la expectativa. No recurrirán a medidas drásticas a no ser que la situación se repita durante varios meses, que es cuando verán que el problema es serio y se pondrán manos a la obra.

¿Qué es exactamante lo que hace el banco? Pues lo que hace es pedir al juzgado que, debido al impago de las cuotas, se inicie el proceso de subasta de tu casa para así asegurarse de que van a cobrar el dinero que se les debe. Pero esto no es todo ya que cabe la posibilidad de que después de haberse subastado la casa, el dinero obtenido no sea suficiente para cubrir tu deuda, por lo que todavía seguirías debiéndole dinero al banco. En este caso, y si sigues sin poder hacer frente a la deuda restante, pueden llegar incluso a embargarte parte de la nómina.

Lo que hay que tener claro es que el banco va a intentar conseguir su dinero sea como sea, y que si no es de una forma será de otra, pero al final tendrás que pagar la deuda completa.

Otro punto a tener en cuenta es que el dejar de pagar una cuota supone unos interes de demora (que suelen ser bastante altos) que tendrás que hacer frente más adelante, por lo que tu deuda aumentará todavía mas. Este es otro motivo más por el que debemos eliminar de nuestra cabeza la simple idea de dejar de pagar la hipoteca.

Como consejo principal, en el artículo se indica que siempre hay que acudir al banco ante el más mínimo indicio de problemas a la hora de pagar las cuotas. Es mejor adelantarte antes que esperar a que el banco te llame para pedir explicaciones. Si vas al banco y expones el problema, siempre tendrás la opción de renegociar de alguna manera tu crédito (refinanciando el crédito, aumentando el plazo, etc...) para que puedas hacer frente a los pagos, que en definitiva es lo que le interesa al banco ya que lo no quiere es tener clientes morosos.

Aquí os dejo los enlaces a las 5 partes en las que se divide el artículo original de Idealista:

1º) Introducción: ¿qué pasa si dejo de pagar la hipoteca?
2º) Regla nº1: anticípate al problema, habla con tu banco
3º) El proceso paso a paso
4º) Subasta de la vivienda
5º) Resumen gráfico del proceso


Vía: idealista.com

Entradas relacionadas:
04/01/09 - Subastas online, otra manera de encontrar pisos más baratos
06/09/08 - El aumento del paro: otro factor que alimenta la morosidad en las hipotecas

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Alguien sabe cual es la definicion de morosidad hipotecaria?

Mejores hipotecas dijo...

Aunque las familias tengan dificultades para afrontar sus gastos, nunca deben de dejar de pagar su hipoteca. Quizá un cambio en la legislación pudieran solucionar este increíble aumento de la morosidad, que no es sino el reflejo de la situación de apuro económico en la que vive una parte importante de nuestra sociedad.

Publicar un comentario